Durante los últimos dos meses, no ha sido posible separar los venenos radiactivos, en curso hacia el este, en las corrientes del Océano Pacífico, desde Japón hasta América del Norte (y de allí hacia todo el mundo) con otros graves problemas del medio ambiente oceánico.Esto no es simplemente una crisis de un solo tema, a pesar de que la pesadilla radiactiva de Fukushima sigue envenenando el resto de nuestro planeta.

Sex cam espania-4Sex cam espania-70Sex cam espania-14

(Ver Esta es la razón por la que he instado repetidamente a todos a unirse y obtener monitoreo de radiación en su área.

Los niveles bajos de radiación ionizante, como ha dicho la Dra.

Sin embargo, como con la tragedia nuclear de los reactores de Fukushima, nada se ha hecho para salvaguardar las vidas humanas, ni proteger a todos los animales del mar y los pájaros (en realidad, todo el enorme y precioso ecosistema! Todo esto está bajo el asedio constante de la negligencia humana, el daño deliberado, y la avaricia corporativa.

Está bastante claro, de estos enormes desastres en curso, que los planes secretos y respuestas impulsados por las corporaciones no son ninguna solución real.

Desde que Moore comenzó a hacer esta investigación, el tamaño de esta basura ha crecido enormemente.

Ahora el Gran Parche de Basura se divide en los Parches de Basura del Este y del Oeste, a ambos lados del archipiélago de Hawai.

[y] el derecho del público a saber y mantenerse seguro e informado está condenado.” Este continuo rechazo a probar las aguas también protege las capturas, ahora tóxicas, de la industria pesquera de Alaska, mientras envenenan a cualquiera que coma pescado contaminado.

Esto no es culpa de la industria pesquera, por sí misma.

El daño es su consigna, al ir la red de vida de nuestro planeta desentrañándose a un ritmo acelerado.

Esto se debe a la mala conducta humana Un nuevo reporte publicado muestra cómo todos los cientos de trabajadores de Fukushima, que por una devastadora situación que no se puede arreglar, son prescindibles.

Este artículo cubre otra pesadilla oceánica que debe ser incluida en nuestra conciencia de lo que está sucediendo a lo largo de todo el Océano Pacífico. Nuestros océanos han estado en declive a largo y devastador plazo desde hace décadas.